TIPOS DE TALADROS.TALADROS MANUALES Y ELÉCTRICOS.

TIPOS DE TALADROS.TALADROS MANUALES Y ELÉCTRICOS.

 

Antes de enumerar y describir los tipos de taladros existentes hoy en día vamos a explicar un poco sobre esta herramienta, de donde viene su nombre y para que se utiliza básicamente.

La palabra taladro traducida literalmente significa agujero o perforación hecho con una máquina mediante el desprendimiento de viruta con una broca.

Por este motivo se le bautiza a la máquina de hacer agujeros como taladro, dentro de todas las variantes posibles que da opción esta herramienta.

En la operación de taladrado la máquina consta de 2 movimientos para su ejecución, el de rotación de la broca que le imprime un motor eléctrico y el de avance o percusión de la broca si el dispositivo incorpora esa opción que se utiliza en determinadas faenas.

En definitiva podemos decir que un taladro es una herramienta creada para hacer agujeros u orificios en diferentes materiales. Ni que decir tiene que todo invento ha tenido una evolución a lo largo de la historia, los comienzos del taladro fueron básicamente manuales y que a lo largo del tiempo han ido evolucionando hasta ver verdaderas obras de arte gracias al ingenio del hombre.

¿Cuántos tipos de taladros existen?

Los tipos de taladros existentes a día de hoy serían los siguientes;

En primer lugar los taladros manualesla barrena, el berbiquí, el taladro manual y el taladro manual de pecho.

A continuación los taladros eléctricos más importantes; taladro eléctrico o taladro de batería(con y sin cable), taladro percutor y  taladro de columna.

El campo de actuación del taladro es en cualquier trabajo donde se requiera hacer perforaciones de cualquier dimensión y recorre desde el particular al que le encanta el bricolaje y hace sus pinitos en su garaje o en el hogar, pasando por el autónomo profesional, ya sea carpintero, electricista, fontanero o tenga algún tipo de taller enfocado a gremios similares, y por último está la gran industria donde personal de mantenimiento, montadores de maquinaria, cadenas de producción etc… Utilizan de forma constante esta herramienta.

El taladro es sin duda una de las herramientas de taller que más se utiliza y si nos trasladamos a sus antecesores, como primera herramienta o utillaje que se utilizaba de forma similar para agujerear materiales y que hoy en día todavía perdura es sin duda la barrena.

 

BARRENA

 

 

Estructuralmente consta de un mango de madera o plástico acoplado a una especie de broca, que puede variar en diámetro de la misma, el procedimiento es totalmente manual y se debe tener especial cuidado en no causar fisuras en el material perforado.

Más que una herramienta, la barrena es un útil empleado para hacer agujeros en materiales blandos tales como la madera, el objetivo es realizar ese comienzo de orificio mediante el desprendimiento de viruta que servirá de guía para introducir el tornillo o tirafondo correspondiente. Es posiblemente un útil que se atribuye al glosario de herramientas de un carpintero.

Hoy en día también se le atribuye el nombre de barrena a esa barra de hierro forjada y templada que se acopla a una máquina que la hace girar haciendo un orificio de mayor dimensión, esta faena se utilizaba en las canteras de piedra dura donde era necesario esta labor para luego introducir un cartucho de dinamita en el orificio practicado y así volar parte de la estructura de piedra, lo cual daba la posibilidad de encontrar el preciado metal que antiguamente con tanta ansia se buscaba.

 

BERBIQUÍ

 

A continuación vamos hablar de otro tipo de taladro manual, el berbiquí, su nombre procede del francés “vilebrequin” que traducido al castellano sería algo así como “cigüeñal” lo cual se entiende perfectamente si observamos el movimiento que hace cuando lo hacemos funcionar, similar al cigüeñal o árbol motor de un automóvil.

Estructuralmente dispone de un pivote en la parte superior y es allí por donde se le sujeta firmemente con una mano y con la otra se hace girar el husillo o cigüeñal que tiene forma acodada y en su extremo contiene la broca adecuada al taladro u orificio que deseamos practicar.

El berbiquí es el tatarabuelo del taladro eléctrico que conocemos hoy en día, existen datos que afirman la existencia de artilugios perforadores diseñados en la antigüedad, concretamente ya desde el periodo del hombre de Neandertal que conocía la técnica del taladrado.

El uso del berbiquí es bastante limitado ya que solo se emplea para taladrar materiales blandos como la madera, plástico, escayola etc… ya que la fuerza empleada para taladrar es únicamente la del hombre, por este motivo es que esta herramienta ya se encuentra en desuso dado que ha sido desbancada ampliamente por los taladros eléctricos, solo en algunas antiguas carpinterías podríamos encontrar alguno.

En cuanto a los modelos a encontrar es básicamente uno solo, aunque podremos encontrarlo de diferentes tamaños.

 

BERBIQUÍ

 

TALADRO MANUAL


Seguidamente le toca el turno al taladro manual, (el berbiquí también corresponde a esta familia) pero existe un taladro al que se le aplica este nombre…Taladro manual.

Si hiciésemos un árbol genealógico de todos los taladros que se usan manualmente, encontraríamos desde artilugios que desarrollaron los egipcios en la construcción de sus pirámides hasta el hoy avenido y ya muy poco usado taladro manual “evolucionado” tal y como lo conocemos hoy en día.

El taladro manual es una herramienta que utilizaron mucho nuestros antecesores dado que era obvia la no existencia de la energía eléctrica y todo lo que su descubrimiento ha conllevado hasta nuestros días.

Podemos considerar al taladro manual como un hermano o primo del berbiquí pero algo más evolucionado dado que contiene una serie de engranajes que lo que hacen es multiplicar la velocidad de giro de la broca al girar una manivela mediante la fuerza manual, con esto se consigue menos esfuerzo y una perforación más satisfactoria.

Estructuralmente consiste en un mango por el que se le sujeta firmemente en la operación de taladrado, una manivela a la que se le hace girar para conseguir la penetración de la broca en el material, un sistema de engranajes que multiplica la velocidad de giro y el mandril que con sus mordazas sujeta la broca elegida.

En sus comienzos el taladro manual era más pesado dado que su construcción era básicamente de hierro pero con la utilización del acero se consiguió un mejor manejo de la herramienta al ser menos pesada y un trabajo de mayor precisión.

Existen modelos que disponen de más de una velocidad por su disposición del sistema de engranajes y pueden tener su mango hueco para alojar brocas lo cual implica comodidad a la hora de transportar estos útiles.

Los materiales que se perforan con un taladro manual suelen ser blandos y que no tengan mucha profundidad tales como madera, plásticos y algunos metales blandos.

El taladro manual hoy casi en desuso como el berbiquí tuvo su auge en su época (ausencia de energía eléctrica) con lo que la producción que se desempeñaba con esta herramienta era escasa, lenta y de calidad inferior a los taladros eléctricos que hoy en día se fabrican y con los que las producciones, velocidad de trabajo y rendimiento es exponencial.

 

TALADRO MANUAL

 

 

 

TALADRO DE PECHO

 

Siguiendo con el árbol genealógico de los taladros llegamos al taladro manual de pecho, podemos decir que este tipo de taladro sería primo del berbiquí y hermano del anterior expuesto, el taladro manual.

La similitud entre todos los taladros manuales es grande, en todos ellos se emplea la fuerza del hombre para realizar la perforación y estructuralmente son bastante parecidos, solo cambiando pequeñas cosas. En cuanto a su campo de trabajo también es similar dado que sirven todos para hacer pocos taladros y en determinados materiales tales como madera blanda, plástico y algunos metales blandos.

La característica fundamental del taladro de pecho con respecto a los anteriores es que estructuralmente dispone de un apoyo diseñado a conciencia para apoyar al pecho del operario a la hora de realizar la perforación y así aprovechar el propio peso del cuerpo ejerciendo mayor fuerza sobre la broca.

También contiene un variador o regulador de velocidad dependiendo del tipo de material a perforar, más duro, velocidad más lenta y más blando velocidad más rápida.  Dispone también de un mango en uno de sus laterales para apoyar una mano y así el agujero salga completamente recto, en el otro lado incorpora el mismo sistema que el taladro manual anteriormente descrito, es decir, un sistema de engranajes que podemos mover con una manivela y que hacemos girar para conseguir la perforación.

Podemos decir que las dimensiones del taladro de pecho es mayor que las anteriores aunque el campo de actuación es básicamente el mismo.

Las recomendaciones para un mantenimiento y cuidado adecuado son fáciles de llevar a cabo, únicamente se han de mantener limpias y bien engrasadas las partes móviles (engranajes) para evitar la temprana corrosión y oxidación de la herramienta.

Además protegerlo de recibir golpes por caídas al mismo o distinto nivel para que nos dure el mayor tiempo posible, estos cuidados son equivalentes para todo tipo de taladros manuales.

 

TALADRO DE PECHO

 

 

 

Y llegados a este punto del artículo vamos a correr un túpido velo para marcar la diferencia entre los taladros manuales existentes y vistos hasta ahora para empezar a conocer la gran gama de taladros eléctricos que veremos a continuación.

 

TALADROS ELÉCTRICOS

 

Un taladro eléctrico pertenece al género de las herramientas eléctricas dado que necesita de energía eléctrica para poder funcionar.

Las partes de las que consta un taladro eléctrico se pueden subdividir en dos partes, por un lado estaría el sistema mecánico (engranajes, sinfines, cojinetes, parte del motor, madril, broca  etc…) las cuales transfieren la energía mecánica al extremo de la herramienta (broca) para realizar el agujero en cuestión.

Por otro lado está el sistema eléctrico (motor universal, bobinado del estator, colector de delgas, escobillas, cableado del pulsador de inicio, elemento capacitivo etc…)

La combinación de estos dos sistemas dará lugar al funcionamiento óptimo de esta herramienta eléctrica.

El taladro eléctrico es la evolución absoluta de los taladros manuales, es una herramienta que hoy en día se considera imprescindible a la hora de realizar bricolaje, montaje y desmontaje de maquinaria, útil para cualquier gremio ya sea carpintería, fontanería, electricidad etc…

Tienen múltiples características que lo hacen muy versátil, poseen regulador de velocidad, son reversibles, para apretar y flojar tornillos y el fenómeno de la percusión o vaivén, también es útil para limpiar, pulir, lijar, decapar  etc…

La verdad es que disponer en tu propia casa de herramienta eléctrica para esos pequeños arreglos que surgen de vez en cuando como colgar un cuadro o montar un armario que compraste en Ikea te ayudará bastante y ahorrarás tiempo.

Seguimos adelante con las definiciones de tipos de taladros…

 

TALADRO ELÉCTRICO CON CABLE

 

Ahora es el turno del taladro eléctrico con cable, lo cierto es que puedes encontrar un taladro pequeño o un taladro industrial con cable de este tipo según el uso al que esté destinado, para hacerlo trabajar puntualmente en tu hogar en el primer caso o para utilizarlo a diario en la industria o taller.

En cualquier caso es una máquina de taladrar como cualquier otra, su principal característica es que dispone de un cable que se conecta a corriente y es de ahí de donde recibe la energía eléctrica necesaria para funcionar, esto tiene sus ventajas e inconvenientes, la ventaja es que la máquina va a estar alimentada constantemente (sin cambiar las baterías) con toda su potencia de principio a fin, el inconveniente es que suelen pesar más que el resto, también la incomodidad del cable a la hora de trabajar, ya sea por la limitación de distancias o arrollamientos indeseados o la posibilidad de recibir una descarga eléctrica.

La mayoría de los modelos son con empuñadura del tipo pistola, muy ergonómicos, las brocas a utilizar en estos taladros son muy variadas, para perforar materiales como la madera, muros de ladrillo, paramentos y liviana mampostería, así como metales ligeros, plásticos etc…

Aunque también se utilizan para perforar materiales duros pero solo si disponen del sistema de percusión (movimiento añadido al de rotación pero de vaivén, adelante y atrás de forma ininterrumpida) que se utiliza para materiales muy duros tales como el hormigón.

También se incluye en esta herramienta eléctrica la función reversible, para el atornillado y desatornillado de tornillos, en este caso se le denomina taladro atornillador con cable.

Las características eléctricas en cuanto a Potencia (W) serían, hasta 800 watios para labores sencillas y domésticas, para uso industrial se require una potencia mayor de la herramienta y es conveniente utilizar un taladro con mayores prestaciones, todo depende del uso que le vayamos a dar.

Contiene al menos dos velocidades, la lenta para trabajos en materiales duros y la rápida para materiales más blandos.

Esta herramienta dispone en muchos modelos de una barra que se coloca en el lateral de la máquina, en su empuñadura. Es una guía de profundidad graduada y su función es la de limitador de perforación, se puede graduar a voluntad para hacer el agujero a la profundidad deseada, también es útil para realizar perforaciones en serie. Si queremos comprar un taladro hemos de definir muy bien el campo al que le vamos a someter, bricolaje, taller o industria… y por supuesto es evidente que el precio del taladro variará de uno a otro.

 

TALADRO ELÉCTRICO CON CABLE

 

 

TALADRO ATORNILLADOR

 

El siguiente tipo de taladro a describir es el taladro sin cable, más comúnmente llamado taladro atornillador, taladro de batería o taladro inalámbrico.

Este tipo de taladro es la evolución absoluta en cuanto a comodidad a la hora de trabajar ya que tiene menor peso que el anterior (taladro eléctrico con cable), hace más fácil las tareas domésticas, el bricolaje y el trabajo industrial.

La principal diferencia es que esta herramienta no dispone de un cable que se conecta a corriente sino que utiliza baterías recargables para su alimentación, es evidente que la carga de la batería proporciona un tiempo limitado de trabajo pero esto se suple cargando las baterías mientras trabajamos de esta forma el trabajo será ininterrumpido.

La desventaja consiste en que suelen ofrecer menor potencia que un taladro convencional, aunque existen modelos de alta gama cuyas prestaciones son realmente increíbles.

Podemos encontrar en el mercado taladros inalámbricos con sistema de percusión o sin el, si no lo contiene, la herramienta se utilizará para fines más livianos ya que la percusión se integra para labores que requieren mayor potencia, es decir para materiales de mayor dureza.

Algo a tener en cuenta a la hora de comprar un taladro es el voltaje (Tensión medida en voltios) del que dispone la máquina, cuanto mayor sea su voltaje mayor potencia de trabajo tendrá. También incorpora un regulador de velocidad y la inversión de giro.

El campo de actuación de de un taladro atornillador (sin sistema de percusión) es la madera principalmente, plástico y metales blandos.

Las baterías que utilizan estas herramientas han ido evolucionando a lo largo del tiempo, lógicamente las primeras que se utilizaron tenían menos prestaciones que las actuales.

El proceso fue el siguiente…

En primer lugar se crearon las baterías de Ni-Cd (Niquel-Cadmio) que pueden llegar a soportar entre 900 y 1000 cargas antes de que empiecen a funcionar mal, químicamente contienen menos densidad lo cual acentúa el peso de la máquina ya que a mayor densidad mayor potencia, pueden llegar a descargarse solas una vez pasa cierto tiempo.

Son ideales para un trabajo diario intenso y soportan bien las bajas temperaturas aunque llegan a tener efecto memoria debido a un mal uso en la carga y contienen materiales tóxicos que dañan el medio ambiente.

Luego se construyeron las baterías de Li-ion(iones de litio), el Litio es el elemento químico ideal para las baterías, contienen mayor densidad que favorece su tamaño y potencia, no existe el efecto memoria, la velocidad de descarga es menor que la de Ni-Cd aunque suelen ser bastante frágiles y envejecen más rápidamente.

El voltaje (voltios) suele oscilar desde los 10 v. a los 18 v. aunque para grandes cargas de trabajo en las que se requiere más potencia se recurre a las de 36 v. fabricadas para determinados tipos de máquinas.

 

TALADRO ATORNILLADOR

 

 

 

TALADRO PERCUTOR

 

Le toca el turno al taladro percutor, una variedad especial del taladro, debido a que contiene en su interior un sistema que le permite moverse y actuar de forma diferente y más eficaz a un taladro convencional.

Este mecanismo es el de vaivén, hacia delante y hacia atrás del bloque que sujeta la broca, por tanto tenemos dos movimientos, el de rotación y el de pulsación, la suma de ambos contribuye a facilitar la operación de taladrado y se usa cuando debemos perforar materiales extremadamente duros como hormigón, acero, piedra, cantera etc… y de un grosor considerable.

El taladro percutor tiene un hermano mayor, conocido con el nombre de martillo percutor, el cuál es para operaciones de mayor envergadura.

 El golpeteo constante que tiene lugar durante la operación de perforado, podemos decir que aparte de girar, empuja la broca y así permitimos pulverizar el material a medida que avanza la máquina.

La mayoría de los taladros de hoy en día disponen de la posibilidad de conectar el sistema de percusión a conveniencia dependiendo del material a perforar.

El inconveniente es que debido a la gran potencia necesaria del martillo percutor, el operario que lo utiliza recibe una gran cantidad de vibración, es recomendable que los periodos de utilización no sean demasiado largos si la máquina es de gran envergadura y va a ser utilizada de forma manual.

Un taladro percutor lo puedes encontrar en el mercado con cable y sin cable (con baterías) o taladro percutor inalámbrico.

A la hora de comprar un taladro percutor los precios son muy oscilantes en el mercado y dependen lógicamente de las prestaciones de la máquina las cuales van unidas a las marcas.

Dependiendo del grado de utilización al que vayas a someter a esta máquina, si es poco uso podrás comprar un taladro percutor barato que cumpla esas pequeñas necesidades que no requieren los más caros con muy altas prestaciones y calidad.

Un taladro percutor de batería de marca Bosch, Dewalt, Makita, sin duda ofrecerán una relación calidad precio idónea que otras marcas de segundo nivel, es decir se pueden considerar taladros percutores profesionales.

 

 

TALADRO PERCUTOR

 

 

TALADRO DE COLUMNA

 

El taladro de columna también conocido como taladro de banco o taladro vertical sería el hermano mayor de todos los taladros eléctricos vistos anteriormente dado que conforma dimensiones mayores que los demás.

No es un taladro de uso doméstico sino profesional, lo más común es que se pueda ver en talleres industriales o en la gran industria.

Constructivamente está formado por un pie de soporte, una gran columna vertical y en la parte superior reside el cabezal donde encontramos su motor de inducción, a mitad de columna encontraremos una mesa de soporte para ubicar el material a perforar, esta mesa es desplazable verticalmente a conveniencia en función de la pieza a taladrar y su función es apoyar la pieza que podrá ser sujetada firmemente mediante mordazas para taladro de columna.

El cabezal dispone en su interior un sistema de engranajes y poleas en el que se alojan unas correas muy resistentes que podrán cambiarse de ubicación manualmente para conseguir distintas velocidades de la máquina.

La velocidad del taladro de columna se adecuará al tipo de material a perforar y al diámetro de la broca a utilizar para conseguir un resultado óptimo en la perforación.

En el lateral del cabezal hay incorporada una manivela de tres salientes, la cual se moverá manualmente para desplazar el cabezal hacia abajo y así agujerear el material.

La mesa sobre la que se apoya la pieza puede estar imantada para así facilitar la sujeción de las piezas metálicas a taladrar.

El precio de un taladro de columna no es que sea muy caro, oscila desde los 80 euros a los 300 euros, la elección como siempre es del comprador y dependerá exclusivamente del uso que le queramos dar o cuanto lo vamos a utilizar y de la calidad del trabajo que deseamos tener.

Si nuestro presupuesto es pequeño siempre podremos buscar taladros columna de segunda mano.

La principal característica de este tipo de taladro es que debido a su estructura fija la precisión y exactitud es ideal a la hora de taladrar. Es útil en materiales que son frágiles que necesitan firme sujeción tales como madera, fibra, porcelana, vidrio y cerámica.

El taladro de columna es sin duda unos de los taladros de mayor potencia.

 

TALADRO DE COLUMNA

 

Aviso Legal-P.privacidad-P.Cookies

Publicado en Uncategorized.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *